Talleres

Apología de la praxis

“Para aprender a volar el viento te ayuda. Después es una cosa de intuición. La intuición es más grande que los sueños, más importante… Uno tiene que aprender a abrir los brazos y agarrarse a las corrientes… ¿logras percibir el viento?”
Daniele Finzi Pasca, Ícaro, 1988

“No se trata tanto de componer un personaje, sino de des-construir una persona”.
Ricardo Bartís; Cancha con Niebla, 2003

“Más que un reflejo de lo real, es un piedrazo al espejo de lo real”.
Pompeyo Audivert

 

Experimentar el teatro en su filosofía como agencia humana dentro el campo artístico. Lo que implica partir de una percepción metafísica, prehistorica, tímica, que dinamiza estructuras dadas y abre otros mundos posibles. Que nos expone como sujetos al descubrimiento y desconstrucción de nuestro ser; y en tanto exposición, es erótico y trasformador.

Aprehender el teatro como lenguaje, en una búsqueda de organicidad, de ahora y acá. Él/La interprete como ser permeable a emociones y estímulos, presente en el hacer, desafiando su ansiedad y su pre-ocupación. Consientes de la teatralidad, que no se miente en posar como verdad. No actuar. De seres humanos dejándose atravesar por situaciones. Como proceso de autoconocimeinto y reconstrucción.

Teatro como proceso creativo, en tanto fusión de lenguajes que se enriquecen: un objeto, una luz, una música, el cuerpo de los actores y su potencia física como motor creativo. Campos de sentidos que se cruzan y se potencian. Lo que somos como disparador creativo. Indagar en la propia historicidad.

Abordar la dimensión socio-política del hacer teatral, que interpela la realidad que nos rodea. Como arma de resistencia y de transformación, en tanto que tiene un poder exclusivo del campo artístico: penetrar en la sensibilidad social a través de formas de percepción que la razón moderna no puede limitar.

Desde lo pedagógico, el teatro como una acción grupal; la apuesta a la docencia colectiva. Compartir el saber antes que trasmitirlo. El cuidado de los cuerpos y de las emociones. Estimular las potencialidades de cada uno en articulación con la potencia creadora colectiva. La creación de un código singular del equipo de trabajo, un lenguaje propio de ese grupo en ese momento y en ese lugar.

El teatro como campo constructor de Identidad, en tanto dador de formas, costumbres y lenguajes. Identidad teatral rioplatense y latinoamericana, marcada por el mestizaje, la búsqueda de nuevas formas y lenguajes, la problematización de las injusticias sociales y la valorización y resguardo de la cultura y la memoria.